Se acerca el inicio de clases y antes de que entres en pánico por la lista de útiles o el uniforme, queremos contarte en este blog cómo hacer que la lonchera de tu pequeñ@ sea saludable, rica y amigable con el medio ambiente. Por consumirse seguido al desayuno, representa parte importante en la alimentación de un escolar debido a que será la que le brinde la energía necesaria para rendir durante toda la jornada de clases.

Gánate el premio al padre o a la madre más responsable y dedicad@ por incluir una lonchera nutritiva y sana con las siguientes recomendaciones.

  • Incluir frutas y verduras:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que de las frutas, verduras y hortalizas se deben comer al menos cinco porciones de 400 gramos para prevenir enfermedades del corazón y respiratorias, así como asegurar una ingesta diaria de fibra dietética.

También contribuyen a una óptima hidratación gracias a su contenido de agua y sales minerales, así mismo, protegen de la radiación ultravioleta por su contenido alto en carotenoides y vitamina C.

Para añadir un plus de sabor a la fruta que acomodarás en su lonchera, puedes untarle un poco de algarrobina, mantequilla de maní o miel.

  • Refrescos naturales:

El agua es la mejor bebida que toda persona debe consumir. Sin embargo, la siguiente mejor opción son los refrescos naturales como la chicha morada, carambola, limonada, así como infusiones frías. Para esto, es importante que sean endulzadas poco y naturalmente (usando por ejemplo la miel, panela o azúcar de coco).

  • Alimentos que debemos evitar:

En época de calor las bacterias se reproducen con mayor facilidad, por lo que se deben evitar alimentos de descomposición rápida, como mayonesa o cremas que contengan leche.

Sobre todo, hay que reducir o anular el consumo de alimentos ultra procesados altos en sodio, azúcar y grasas, debido a que promueven el sobrepeso y enfermedades como diabetes, obesidad e hipertensión.

Si a tu pequeño le gusta los snacks más comerciales, recuerda que existen también snacks deliciosos y saludables; por ejemplo, frutos deshidratados tales como el mango, el aguaymanto o el camote. También puedes considerar los cereales o galletas libres de gluten.

Con estas recomendaciones, el contenido de la lonchera de tu niñ@ ya es saludable; sin embargo, ahora hay que ver si es sostenible y amigable con el medio ambiente.

Recuerda que, para inculcar un estilo de vida sana y eco amigable a tus hijos, debes proyectarles la práctica del respeto hacia el medio que los rodea y hacia sí mismos. Para asegurar esta otra parte importante en la educación de tu niñ@, plantea el uso y consumo de productos saludables y eco amigables; te recomendamos seleccionar los recipientes adecuados. Es decir, recipientes duraderos, no desechables y que mantengan la calidad de los alimentos contenidos.

Mayormente hay tres tipos de materiales con los que se fabrican estos recipientes: vidrio, acero y plástico, cada uno tiene sus ventajas y desventajas y en virtud del uso que se les dé, algunos funcionan mejor que otros.

Es necesario mencionar que el vidrio y el acero son los materiales más ecológicos. Esto porque son de larga duración (sobre todo el acero, que corre menor riesgo de quebrarse) y no intercambian sabores con los alimentos.

Para guardar las bebidas, los termos son la mejor alternativa; lo contrario al agua o refrescos embotellados que inducen a una gran producción de desechos plásticos.

Y para llevar toda la lonchera puedes adquirir una de calidad que te asegure una duración de mínimo un periodo escolar. O aún mejor, puedes reutilizar un bolso de tela y personalizarla.

Ahora sí, llénate de creatividad y haz uso de nuestros consejos para que tu hij@ tenga un regreso a clases divertido, ecológico y sano.