¿Alguna vez has visto tu piel súper grasosa, con mucho acné o con manchas? Tranquila que a todas nos ha pasado y es por eso que hoy te traemos una opción para que mejores ese problema a la vez que luces radiante y sin la necesidad de aplicarte numerosos productos. Las mascarillas faciales son perfectas para solucionar esas imperfecciones que puedas tener en el rostro y en este post te diremos por qué.Los beneficios de las mascarillas dependen en el tipo que hayas escogido. Entre las opciones tienes las limpiadoras, exfoliantes, humectantes y purificadoras.

Mascarillas limpiadoras: Su aporte específico es que ayudan a limpiar los poros del rostro y a prevenir el acné y puntos negros. La más conocida es el barro ya que ayuda a remover las impurezas de la piel.

Mascarillas exfoliantes: Además de limpiar, otra función que tienen es la de exfoliar, es decir, separar y eliminar las células muertas. Están hechas a base de extractos vegetales y son especialmente para aquellas personas que tienen la piel grasosa.

Mascarillas humectantes: Como su propio nombre lo dice, sirven para darle humedad al rostro y este tipo de mascarilla está dirigida a aquellos que tienen la piel seca.

Mascarillas purificadoras: Estas mascarillas ayudan a brindar vitalidad y energía a la piel, haciéndola lucir sana y radiante.

Es importante que sepas que las mascarillas no solo tienen un efecto directo en las capas superficiales de la cara, sino también en las más profundas, brindándoles nutrición e hidratación.

Sabemos que la apariencia física dice mucho de la persona así que trata cuida tu piel. Una gran forma de hacerlo es recurriendo a las mascarillas faciales. Puedes adquirir más información yendo a nuestro módulo del C.C. Open Plaza (feria del pasillo del 2do piso) o de forma online en la página www.piura-verde.com